Central Oficinas Teléfono: 971 71 08 03
Central Oficinas Fax : 971 72 79 43
Departamento de Operaciones (24h.): 649 85 52 72
Área de Investigación (24h.): 609 76 43 71
Área de Seguridad y Servicios (24h.): 649 85 52 72
  • Español
  • English
  • Deutsch
  • Su nombre (requerido)

    Su e-mail (requerido)

    Núm. Teléfono

    Tipo Consulta

    Su mensaje

    Verificación de seguridad:

    control laboral

    19
    Nov

    Detectives y la competencia desleal.

    La competencia desleal es un comportamiento empresarial que consiste en llevar a cabo prácticas de dudosa honestidad con el objetivo de obtener un beneficio a cambio como, por ejemplo, aumentar la cuota de mercado o eliminar a la competencia. Hay que tener en cuenta que estas acciones “contrarias a la buena fe” no tienen por qué representar siempre un delito como tal. A veces, son legales, pero producen un efecto negativo en el mercado.

    Las formas posibles son:

    1.- Engañar a los consumidores haciéndoles creer que el producto o servicio tiene un precio diferente al real.
    2.- Crear una dependencia económica de los proveedores y aprovecharla a su favor. Es decir, si la mayor parte de las ventas del proveedor son a esta determinada empresa, se considera competencia desleal que esta le exija unas condiciones injustas sabiendo que no tendrá más remedio que aceptarlas. Por ejemplo, obligarle a bajar los precios o reducir los márgenes de tiempo para la producción.
    3.- Difundir información falsa sobre los competidores o denigrar sus productos y servicios con el objetivo de dañar su imagen.
    4.- Confundir al consumidor con una imagen similar a la de la competencia para que los clientes compren en esa empresa pensando que se trata de la del competidor.
    5.- Explotar la reputación ajena (industrial, comercial o profesional) que otra empresa haya adquirido en el mercado buscando un beneficio propio.
    6.- Violar secretos industriales o profesionales a los que se haya tenido acceso, tanto de forma legítima como ilegítima.

    Puedes actuar de dos formas:

    1.- Poner una demanda judicial por competencia desleal en el Juzgado de lo Mercantil. En este caso, necesitarás probar que la empresa ha realizado los actos de competencia desleal por los que la estás denunciando y, además, que ha obtenido un beneficio de ellos. Si ganas el juicio, la compañía tendrá que cesar esa actuación desleal y deberá pagar una indemnización por daños y prejuicios.
    2.- Poner una denuncia administrativa por alguna infracción concreta que haya cometido la empresa. Si resulta muy complicado demostrar la competencia desleal, a veces la vía más sencilla es denunciar algún hecho en particular que vulnere las normas.
    De cualquier modo, ten en cuenta que necesitarás contar con la ayuda de un experto.

    9
    Nov

    ¿Contratar un detective o un cliente misterioso?

    Los propietarios o directores de la red de ventas de una empresa en ocasiones se plantean que puede haber ineficiencias o irregularidades en el comportamiento de los vendedores. Bajadas de facturación, prescripción de unos productos más que otros, irregularidades en los inventarios, etc. son algunos de los motivos que empujan a los responsables de la empresa a indagar más.

    Por ello, algunas empresas se sienten tentadas a contratar los servicios de detectives privados para hacer labores de mystery shopping (cliente misterioso).

    Sin embargo, el propósito de cada uno de estos servicios es diferente y es necesario tener claro qué función cumple cada uno.

    ¿Qué funciones desempeña un evaluador o mystery shopper (cliente misterioso)?

    El evaluador visita su establecimiento, solicita información, compra un producto y, en ocasiones, lo consume o lo devuelve. Durante este proceso, observa minuciosamente al personal y el establecimiento para posteriormente cumplimentar un informe cuidadosamente diseñado para evaluar la experiencia. El informe contiene los puntos clave para evaluar al detalle el trato comercial recibido por parte del evaluador.

    Por lo tanto, los informes de los clientes misteriosos le pueden aportar, principalmente, si sus empleados ofrecen una buena atención al cliente, o si por el contrario, necesitan mejorar en este aspecto. En función del resultado, tomará medidas correctoras o incluso se incentivará a los empleados.

    Los servicios de un mystery shopper (cliente misterioso) serán necesarios cuando quiera evaluar la calidad de la atención al cliente que prestan sus empleados, ya que este nivel de calidad le reportará mayores o menores beneficios.

    El mystery shopper evaluará si sus empleados están haciendo lo que usted espera de ellos sin influir en ellos y también le informará de cómo se comportan sus empleados cuando usted no está.

    ¿Qué funciones desempeña un detective privado?

    El detective investiga, obtiene pruebas, las custodia, redacta un informe pericial y si es necesario lo ratifica ante un tribunal. Un detective debe estar legalmente habilitado y disponer de la licencia que otorga la Dirección General de Policía.

    Los servicios de un detective privado serán necesarios si usted sospecha que en su negocio se está realizando algún tipo de actividad fraudulenta (por ejemplo que un empleado le este robando dinero o esté vendiendo algún producto que no sea el suyo). El detective privado aportará evidencia y soporte legal que le ayudará a emprender las medidas legales oportunas para acabar con el problema.

     

    29
    Oct

    Investigación de detectives privados en hoteles

    Cada vez son más los hoteles que contratan los servicios de una agencia de investigación, para controlar a empleados y a clientes. A los trabajadores los vigilan para que no roben comida, enseres o dinero desde el puesto que ocupan. Y a los clientes, para evitar fraudes y hurtos considerables.

    En los hoteles es muy común pagar en metálico y no pedir el ticket, sobre todo, a la hora de contratar servicios complementarios. Por norma general los detectives privados en los hoteles pasan de manera desapercibida entre todos los turistas o huéspedes y de este modo pueden llevar a cabo un estudio del funcionamiento dentro de los diferentes departamentos.

    Los detectives privados son capaces de destapar fraudes que van más allá de los pequeños hurtos por parte de los turistas. Existen casos en los que el cliente ha simulado un accidente en la escalera del establecimiento para poder cobrar del seguro e, incluso, otros han desmontado el sistema eléctrico de una habitación. Se trata de situaciones que ya superan el umbral de la normalidad.

    Uno de los peores temores de la empresa hotelera es el robo a los huéspedes. La alarma salta si un turista que se aloja en el hotel sufre un hurto por la vulnerabilidad del sistema de seguridad o por parte de algún empleado. Más allá de la investigación presencial, las agencias de investigación también siguen el rastro de las conocidas como webs espejo. Páginas creadas iguales a las auténticas de las empresas y que estafan a los turistas mediante reservas falsas.

    En Detectives Cabanach contamos con amplia experiencia en la investigación en hoteles, habiendo descubierto conductas irregulares que han servido a los responsables del establecimiento para despejar las dudas que tenían respecto a empleados desleales o malas prácticas por parte de estos o de clientes.

    20
    Oct

    ¿Un detective en tu empresa?

    El deseo de confidencialidad y de discreción de las empresas es el principal motivo para contratar los servicios de un detective. Existe el interés en que determinados casos no trasciendan a la opinión pública, ya que podría dañar su imagen. En otros casos, no se confía en que la policía les preste la atención debida, o bien que la lentitud con que funciona la justicia en nuestro país haga que, cuando ésta se pronuncie, el mal para la empresa sea ya irreparable.

    El catálogo de servicios que puede ofrecer un detective a una empresa son, por ejemplo:

    Marcas falsificadas

    Los detectives trabajan también en la localización de las redes de falsificación de marcas o productos, fenómeno muy habitual en los sectores textil, alimentario, cosmético y la industria del lujo.

    Primero hay que detectar los lugares de venta de los productos falsificados, que habitualmente son mercadillos o pequeñas tiendas. Desde allí se va tirando del hilo hasta dar con el fabricante. Estos casos se caracterizan por ser frecuentes y no muy difíciles de resolver.

    Sabotajes y chantajes

    Algunos sectores, sobre todo en alimentación, son muy sensibles a los casos de sabotajes, por la publicidad negativa y la pérdida de ventas que les suponen este tipo de hechos. Por ello, algunas empresas ceden y acaban pagando las cantidades pedidas por los chantajistas. Aquellos actos o amenazas que puedan afectar a la salud pública se consideran delitos y sólo pueden ser investigados por la policía.

    La investigación de estos casos contempla dos aspectos principales:

    – Determinación del origen. Hay que considerar cuestiones como la periodicidad del sabotaje y su localización física (zonas geográficas, cadenas de montaje, tiendas concretas, etc.). Luego comienza la fase de vigilancia.

    – Sospechosos. Descartando que sea una acción de la competencia, existen dos principales sospechosos: empleados que actúan por venganza personal contra la dirección, o bien el profesional del terrorismo alimentario, capaz de envenenar por dinero sin que le importe las consecuencias.

    – Medios tecnológicos. La tecnología tiene aquí una importancia decisiva, sobre todo cuando el saboteador pertenece a la organización. Se usan cámaras ocultas y los llamados marcadores de control, invisibles al ojo humano, que permiten identificar a la persona que ha manipulado los envases u otros objetos.

    Sector Seguros

    El sector asegurador es posiblemente el mayor cliente de los despachos de detectives. Los casos que les son encargados tienen siempre que ver con siniestros en los que se sospecha que se pretende cobrar indebidamente una póliza:

    – Fábricas que arden. Aquella compañía que ha dejado de ser rentable y que tiene escasa viabilidad de futuro y que, por otra parte, tiene contratada una suculenta póliza de seguros. El propietario puede sentir la tentación de prender fuego a las instalaciones y cobrar la indemnización correspondiente.

    – Accidentes automovilísticos y autorrobos para cobrar una indemnización. Estos casos son protagonizados de forma muy imperfecta y chapucera. En realidad, no piensan que van a ser investigados y dejan múltiples pistas que conducen al autor.

    11
    Oct

    Detectives y la importancia de las investigaciones encargadas por empresas (II)

    Contraespionaje:

    Algunas compañías toman grandes medidas de seguridad para evitar que sean espiadas por su competencia o que se filtren informaciones sobre sus patentes, inventos, proyectos de nuevos productos u otros secretos empresariales. El espionaje industrial puede realizarse de dos maneras:

    – El enemigo en casa. Existen muchos casos de directivos o empleados que han vendido información sobre nuevos productos o proyectos a otras empresas de la competencia. En estos casos, el investigador debe detectar el punto exacto donde se ha producido la fuga de información y obtener pruebas de la identidad del causante.

    – Espías externos. El espionaje por parte de alguien ajeno a la empresa se produce a través del pinchazo telefónico (proceso técnico relativamente fácil de ejecutar) o la colocación de micrófonos. Esta es una práctica que sólo puede realizar la policía, previa autorización judicial, siendo ilegal si la realiza cualquier otra persona. Para prevenirlo, es recomendable realizar periódicamente barridos para detectar pinchazos o micrófonos ocultos.

    Existen equipos que se conectan al teléfono para verificar si está intervenido o no. Es posible usar otros sistemas para detectar micrófonos ocultos en habitaciones, vehículos, etc. Así se localizan emisiones de radio ocultas o la diferencia en el campo electromagnético que suelen generar estos aparatos electrónicos.

    9
    Oct

    Detectives y la importancia de las investigaciones encargadas por empresas

    Cada vez más son habituales las investigaciones relacionadas con el personal de la empresa en sus distintos niveles. Algunos ejemplos de ello y en los que en Detectives Cabanach podemos ayudarle son:

    – Absentismo laboral. El caso más habitual es cuando el empleado se ausenta con frecuencia y de manera injustificada del trabajo, o cuando se simulan enfermedades para obtener la baja médica.

    – Deslealtad. De vez en cuando son habituales los casos de ejecutivos que establecen sus propias compañías sobre la base de la información y el conocimiento del mercado que van adquiriendo en las firmas en las que prestan sus servicios. Otros ejemplos son los de los vendedores que no hacen su ruta o bien los empleados que roban dinero u otro tipo de bienes de la empresa.

    En estos casos el deseo de la empresa es solucionar el caso con la máxima discreción posible. Una vez descubierta a la persona responsable, la recomendación es despedirla sin explicar al resto de trabajadores la verdadera causa. Suele evitarse incluso la denuncia judicial. La discreción beneficia aquí a ambas partes.

    – Verificación de currículums. Se solicitan muchas investigaciones de trayectorias personales o profesionales. Ello es debido a que las empresas quieren saber si la personalidad y el currículum del alto directivo que quieren contratar es el declarado. También se ejecuta este servicio en los casos de profesionales externos. Como hemos podido comprobar recientemente en los medios de comunicación es habitual “engordar” currículums. En determinados puestos no tiene demasiada importancia o las consecuencias pueden no ser demasiado importantes, pero cuando son puestos relevantes, mejor asegurarse, ¿no cree?

    En estos casos el procedimiento es comprobar tanto su historial profesional, como aquellos aspectos de su vida personal que pueden afectar a su actividad en la empresa. Como comentábamos antes, cuando se tiene que dar a un directivo la responsabilidad sobre el presupuesto de una empresa es necesario mirar con lupa a quién se contrata, y ver que no sólo es un buen técnico sino también una persona honrada.

    6
    Oct

    El riesgo de la huella digital

    Nos lo han puesto de manifiesto en repetidas ocasiones: investigar a alguien cada día es más fácil. Cualquier persona posee hoy en día un arsenal de gadgets y aparatos que sería la envidia del mismísimo James Bond, y que van mucho más allá de lo que la prolífica imaginación de Ian Fleming habría podido anticipar. Cámaras de video  de bolsillo de alta resolución, localizadores de movimientos vía satélite, micrófonos fácilmente camuflables,  grabadores de conversaciones telefónicas…etc. Todas ellas utilidades que el más común de los teléfonos inteligentes incorpora, y que están al alcance de los millones de usuarios de estos dispositivos.

    Nada de las cámaras en miniatura ni los engorrosos microfilms de las antiguas películas de espías. Sin duda, estas son las nuevas herramientas del detective privado del siglo XXI.

    Se diría que el trabajo de un detective privado en Palma de Mallorca, como en cualquier otra ciudad del hemisferio desarrollado del planeta, ya lo puede desempeñar cualquiera. Pero nada más lejos de la realidad. Precisamente las nuevas tecnologías son nichos de delincuencia por un lado y, por otro, resquicios para la investigación y averiguación de hechos ocultos, que solamente un profesional cualificado, debidamente formado y acreditado mediante la oportuna licencia del Estado está en condiciones de identificar y emplear adecuadamente en uno y otro caso. Siempre eso sí, dentro del margen de la legalidad.

    Y es que el conocimiento que el detective privado tiene de los límites impuestos a su profesión – nadie mejor que un detective sabe hasta dónde puede llegar y hasta donde no – es la mejor garantía de que el resultado de sus investigaciones pueda ser aceptado como prueba ante un juez en unos casos, o no vulnere derechos de terceros que puedan originar perjuicios a la persona por cuenta de quién se esté investigando. Además de las nuevas herramientas, el conocimiento del oficio y de las nuevas formas delictivas, permite que un sólo detective privado pueda evitar muchos fraudes.

    En definitiva, gracias a la huella digital que dejamos diariamente, un detective privado puede averiguar que estamos incurriendo en un fraude por una baja fingida, pongamos por caso. Una etiqueta o una foto compartida por un allegado en una red social, de la que no hayamos tenido constancia en el momento en que fue tomada, puede ser suficientemente reveladora. Como sucedía en el paradigmático caso de la persona cuya baja laboral no le impedía correr maratones, según atestiguaban ciertas fotos inocentemente publicadas por alguno de sus contactos.

    En Detectives Cabanach sabemos bien que tenemos que hacer para poder llegar a desenmascarar situaciones que precisen de nuestros servicios. Si precisa de un detective en Mallorca, Baleares o cualquier punto de España, somos lo que necesita.

    28
    Sep

    Despedido por ayudar en la tienda de su mujer estando de baja

    La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un trabajador contra la sentencia de un Juzgado que declaró procedente su despido por ayudar en el comercio de su esposa cuando se encontraba en situación de incapacidad temporal.

    La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, indica que este empleado de la empresa C.F.E. fue despedido al comprobarse que cuando se encontraba en esa situación realizó distintas actividades en el establecimiento de su esposa, lo que fue verificado a lo largo de varios días de septiembre de 2016.

    El Juzgado de lo Social al que correspondió su demanda consideró probados los hechos en los que se basó la empresa para adoptar esa medida, por lo que absolvió a ésta de las pretensiones deducidas en su contra.

    La resolución fue recurrida por el despedido ante el TSJ por medio de un recurso en el que alegó, entre otras consideraciones, que la misma era incongruente y que daba por probados determinados hechos solo en función de sus propias manifestaciones, cuando no se había practicado prueba de interrogatorio del mismo.

    La Sala ha desestimado el recurso al señalar que los hechos quedaron probados a través del seguimiento hecho por encargo de la empresa por unos detectives privados.

    Y añade que las actividades que desarrollaba en el negocio de su esposa acreditan que no presentaba limitación funcional que pudiera impedirle su reincorporación al trabajo en su empresa, en la que estaba en situación de incapacidad temporal desde junio.

    25
    Sep

    Las tecnologías y los nuevos casos favorecen el auge de los detectives

    Los detectives privados conforman una profesión en crecimiento que, aunque peligrosa, atrae a muchos jóvenes. Su labor ha cambiado en los últimos años con la llegada de las nuevas tecnologías. En un principio se centraban principalmente en temas familiares o de pareja, como infidelidades o custodias de menores de edad. A día de hoy se ha profesionalizado mucho: «No ha crecido, sino que ha cambiado la tipología de las investigaciones». Se enfocan en temas mercantiles relacionados con la propiedad intelectual o la competencia desleal, así como laborales centradas especialmente en las bajas fraudulentas. En los últimos años las contrataciones se decantan hacia las nuevas tecnologías. También existen algunas divisiones dentro de los despachos que se enfocan a temas concretos como puede ser el fraude agrícola.

    Lo que más contratan los clientes es la comprobación de las lesiones causadas por un accidente de tráfico, así como bajas laborales fraudulentas. Existe un crecimiento de las investigaciones relacionadas con patentes y marcas debido al tejido industrial y empresarial. Quien más solicita estos servicios son grandes empresas, aseguradoras y mutuas. Por su parte, los investigados no siempre son particulares, sino también las propias entidades. Son habituales los estudios mercantiles para comprobar el patrimonio real de una compañía o informes de solvencia. Sin adentrarse en los delitos públicos, sí que corroboran la responsabilidad civil derivada de los mismos. Ellos se encargan de determinar la posible indemnización que existe en robos, accidentes de tráfico o atropellos de peatones.

    Tras haber investigado a alguien, el detective debe acudir al juzgado para presentar las pruebas y allí «les ven la cara». Además, durante la vista se les llama por su nombre y no por su número de identificación fiscal, ya que la Ley de Enjuiciamiento Civil aún no recoge este cambio. «Hay compañeros que incluso tienen que ir disfrazados a juicio para no ser reconocidos».

    El desarrollo de esta profesión también interfiere mucho en su vida privada y familiar: «Tenemos que viajar mucho, hacer servicios de noche y los seguimientos duran desde las siete de la mañana hasta las ocho de la tarde». Pese a ello consideran que es un trabajo ágil y dinámico, especialmente para los jóvenes, que suelen tener menos inconvenientes a la hora de desplazarse cada día a un sitio diferente o cumplir con ciertos horarios.

    Los principales problemas actuales de la profesión son la falta de unificación y el intrusismo. Por un lado existen varias leyes autonómicas que regulan de forma diferente el trabajo en cada lugar del país. No existe un colegio profesional o una asociación única que aúne a todos los detectives de España. Por tanto no se defienden los intereses del colectivo y, según explican, el nuevo reglamento de seguridad «será un caos que provoque el cierre de muchos despachos» por los nuevos requisitos que se les exigirán.

    Junto a este se presentan los falsos detectives que operan sin licencia ni estudios: «Actúan sin apenas equipo técnico y a cambio de unas tarifas mínimas. La Policía toma medidas contra ellos, pero las sanciones que reciben son muy pequeñas». En grandes ciudades existe un problema añadido: la restricción de uso de vehículos privados en ciertas zonas. Los despachos de detectives ya negocian con los ayuntamientos para que se les permita operar a pesar de estas normativas. De no ser así, aseguran que perderían dinero en muchos de sus servicios.

    18
    Sep

    Mecánicos mancos, albañiles tullidos…: el gran timo de los falsos inválidos con pensión

    “Mira, mira cómo aparenta que tiene los brazos como caídos, sin fuerzas -dice el detective mirando la pantalla de su ordenador-. Parece como si uno sostuviera al otro en el abdomen. No lleva el gesto lógico al caminar, acompasando los brazos con las piernas. Pero luego verás… A veces es de risa”.

    El hombre que aparece en la pantalla -pongamos que se llama Jesús- ronda los 55 años. Se le ve detener su caminar antes de salir por la puerta de la tasca en la que ha tomado café o una copa de coñac. Lleva un bolso de cuero cruzado en el pecho y viste camiseta verde de manga corta.

    Receloso, Jesús mira a ambos lados de la calle y rebusca dentro de los coches a través de los cristales. Como parece que no ha visto nada ni nadie sospechoso, comienza a caminar por la acera. La grabación se produce en un pueblo cualquiera de la provincia de Cádiz a las cuatro y veinte de una tarde de principios del pasado junio.

    Jesús es un falso inválido. Lleva meses de baja. Ahora busca que su mutua le indemnice con miles de euros y le conceda una pensión vitalicia por una incapacidad laboral absoluta. Ante los médicos de su mutua y ante el de la Seguridad Social, Jesús sostiene que, tras sufrir un accidente laboral, su brazo izquierdo le ha quedado casi inútil: no tiene apenas movilidad y no puede cargar peso.

    La rehabilitación, pese a asistir cada día, tampoco da frutos. Al menos eso asegura él, que da gritos de dolor exagerados cada vez que le toca un fisoterapeuta. Pero esa tarde de 5 de junio de 2018 lo vigila desde hace horas un detective privado contratado por su mutua. En bases a las pruebas médicas a las que le ha sometido, sospecha que Jesús miente y que exagera su dolor.

    Jesús nunca vio al investigador escondido en el asiento trasero de un pequeño coche con las lunas tintadas. El detective le siguió el rastro durante un par de jornadas más. Hasta que desmontó su mentira: vio cómo subía con su brazo izquierdo la persiana metálica de un taller ilegal de coches. Jesús acudía allí cada tarde a trabajar reparando motores, cambiando ruedas y limpiando filtros de aceite. “Bingo”, dijo  el investigador al confirmar que era un embustero.

    Jesús fue cazado. La mutua se ahorró el pago en otro caso de incapacidad fingida. En Detectives Cabanach contamos con numerosos encargos de este tipo, lo que hace que tengamos una experiencia contrastada.