Detectives y la importancia de las investigaciones encargadas por empresas (II)

Contraespionaje:

Algunas compañías toman grandes medidas de seguridad para evitar que sean espiadas por su competencia o que se filtren informaciones sobre sus patentes, inventos, proyectos de nuevos productos u otros secretos empresariales. El espionaje industrial puede realizarse de dos maneras:

– El enemigo en casa. Existen muchos casos de directivos o empleados que han vendido información sobre nuevos productos o proyectos a otras empresas de la competencia. En estos casos, el investigador debe detectar el punto exacto donde se ha producido la fuga de información y obtener pruebas de la identidad del causante.

– Espías externos. El espionaje por parte de alguien ajeno a la empresa se produce a través del pinchazo telefónico (proceso técnico relativamente fácil de ejecutar) o la colocación de micrófonos. Esta es una práctica que sólo puede realizar la policía, previa autorización judicial, siendo ilegal si la realiza cualquier otra persona. Para prevenirlo, es recomendable realizar periódicamente barridos para detectar pinchazos o micrófonos ocultos.

Existen equipos que se conectan al teléfono para verificar si está intervenido o no. Es posible usar otros sistemas para detectar micrófonos ocultos en habitaciones, vehículos, etc. Así se localizan emisiones de radio ocultas o la diferencia en el campo electromagnético que suelen generar estos aparatos electrónicos.

Posts Relacionados