El director de cine José Luis Garci y el actor Carlos Santos son distinguidos como detectives honoríficos por la APDPE

GARCI-2

El viernes 31 de enero, el oscarizado director y el actor inauguraban los premios Detective Germán Areta un galardón promovido por detectives reales que pretende reconocer a personas que visibilicen una profesión que ya no se esconde y que como colectivo pide estar en el debate y foros de referencia donde se están tratando temas esenciales sobre la seguridad e investigación en el siglo XXI.

Premiar a José Luis Garci (1944) y a Carlos Santos (1977) con sendos premios Germán Areta, es reconocer el trabajo que nace de la pasión, de la vocación y del olfato para entender esos momentos que separan la delgada línea entre la realidad y la ficción. Entender el pasado como detectives para comprender el presente y futuro de una profesión a la que el director “admiraba desde que era pequeño, con una ética legendaria, ahí está Philip Marlow y toda la literatura negra, este es un premio muy especial que estará al frente de todos los que podamos conseguir con esta película” afirmaba Garci.

A la comida organizada por la plataforma de conocimiento y comunicación en torno a la investigación privada DETCAMP y la APDPE, se daban cita detectives de toda España, con gran admiración por el trabajo del director y en particular por la figura del detective Germán Areta, al que dio vida Alfredo Landa en dos películas de cine negro que marcaron un hito dentro del género y aunque su objetivo era hacer el Crack 3, con un detective a punto de jubilarse, el actor ya estaba enfermo.  El director reconoce que nunca quiso hacer la precuela y sin darse cuenta con El crack Cero ha hecho la primera del cine español.  Una de las dificultades fue encontrar a un actor versátil, cómico y un con un registro para adaptarse a todo, así fue como encontró al que ahora es su gran amigo Carlos Santos.  El premio a Garci fue entregado por D. Luis Miguel Torres, actual Director General de Seguridad de la Comunidad de Madrid, y es que el director de cine y guionista, realiza una oda al Madrid de los años 80 en cada fotografía de la premiada serie de El Crack.