Lavado de dinero: cómo detectarlo para no vernos implicados

El blanqueo de capitales en las relaciones contractuales y transacciones es una práctica delictiva que supone un grave perjuicio para la sociedad, las empresas y los individuos. Por eso, la legislación actual establece la obligatoriedad del cumplimiento de prácticas preventivas por parte de empresas, organizaciones y entidades con el fin de contribuir a evitar el lavado de dinero. No hacerlo, podría llevar a un negocio a verse involucrado en posibles fraudes y delitos, que conllevarían consecuencias negativas para él a nivel reputacional e incluso penal.

Investigación del blanqueo de dinero

Por ello, es fundamental que toda empresa verifique la identidad de un cliente antes de establecer cualquier tipo de relación comercial con él e informe sobre cualquier tipo de conducta sospechosa respecto al origen del dinero. Antes de adquirir, comprar o vender un negocio, por ejemplo, es importante evaluar los riesgos e incluir controles para garantizar la inexistencia de cualquier delito relacionado con el blanqueo de capitales. Contar con los procedimientos adecuados ayudan a disuadir o impedir que los potenciales infractores cometan un fraude o delito de este tipo.

Sin embargo, para la mayoría de las empresas y organizaciones es complicado poner en práctica todos estos mecanismos. En este sentido, una buena opción es contar con el respaldo de profesionales y expertos que se encarguen de realizar las investigaciones necesarias para evitar sorpresas desagradables.

En Detectives Cabanach, contamos con los mejores profesionales y con las herramientas adecuadas para encargarnos de este aspecto, investigar a los clientes y probar la fuente legal de los activos, verificando el origen de grandes sumas de dinero y rastreando actividades sospechosas.

En definitiva, nos encargamos de la parte más farragosa para que tú puedas centrarte en tu negocio con total dedicación y con la seguridad y confianza que te proporciona tener detrás a unos grandes profesionales recabando las pruebas necesarias para evitar posibles delitos de fraude y blanqueo.